Historia

Fines

Siendo fin primordial de esta Hermandad dar culto público y honrar con actos de piedad a Jesucristo, nuestro Señor, y a su Santísima Madre, la Inmaculada Virgen María, en sus sagradas imágenes de Cristo Rey en su Entrada Triunfal a Jerusalén y Nuestra Señora de la estrella, mediante la liturgia y las manifestaciones propias de la devoción popular, y para procurar el mayor provecho espiritual de los cofrades, se tendrá siempre como principio la siguiente frase:

Servire laudare Dominum est” (“Servir el alabar al Señor“)

Esta frase hace referencia el ejemplo de humildad que debemos seguir del propio Jesucristo, que no vino para ser servido, sino a servir y a dar su vida por todos los hombres, y así, ha sido exaltado por el Padre como Rey de los siervos de Dios. Viviendo conforma a esta vocación de servir con Cristo al prójimo, particularmente a los pobres y a los que sufren, podremos llevar a nuestros hermanos al Rey del universo.

Los fines de la Hermandad y Cofradía son

  1. El fin principal y específico de esta Hermandad es la promoción del culto público y actos de piedad de carácter penitencial especialmente, en nombre de la iglesia, consagrados particularmente a nuestros amados Titulares, mediante la organización y celebración de los actos citados en la regla 5.
  2. Fomentar vínculos de caridad cristiana entre sus miembros y el perdón mutuo, mediante actitudes acordes al mensaje evangélico.
  3. Promover obras de caridad, mediante lo expresado en las reglas 7 – 10 y las acciones de la bolsa de caridad.
  4. Promover la formación cristiana de sus miembros para la evangelización mediante lo expresado en las reglas 14 y 15.
  5. Hacer presente a Jesucristo en el orden temporal mediante el espíritu y el testimonio cristianos.
  6. Fomentar la recepción de los sacramentos, en especial de la Penitencia y la Eucaristía, mediante la organización y celebración de los actos de culto descritos en la regla 5 y plásticas de formación religiosa sobre estos temas.

Reseña Histórica

En el año 1949, un numeroso y entusiasta grupo de antiguos alumnos de los colegios de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) en Jerez de la Frontera inicia los trabajos de organización de nuestra Cofradía. En la denominada Escuela de San José, y con la plena aprobación y absoluta colaboración del Reverendo Hermano Tomás Bengoa, Director de la Casa en aquellas fechas, este grupo de futuros cofrades solicita a la Vicaría General del Arzobispado de Sevilla en el mes de junio de 1949 autorización para la erección canónica de una cofradía. Mediante decreto de la propia Vicaría General de 27 de junio de 1949, se recibe el encargo por parte de la Autoridad Eclesiástica para constituir una Comisión Gestora que se encargará de organizar la futura Hermandad y redactar los que habrían de ser sus estatutos. Con posterioridad, en el año 1952 se decreta por el Arzobispado de Sevilla la definitiva erección canónica de la Hermandad y la aprobación de sus primeros estatutos. No obstante, el corazón nos lleva a 1949 como año de fundación de nuestra Cofradía.

La fuerte vinculación lasaliana de los componentes del grupo organizador y el deseo de nutrir las filas de la Hermandad de los alumnos y antiguos alumnos de los diferentes centros que los Hermanos de La Salle tenían en Jerez impregnó para siempre el carácter de la corporación, vinculada desde entonces al Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y a los alumnos, antiguos alumnos y padres de familia de los centros lasalianos de la Ciudad. La importante campaña inicial de captación de hermanos originó que el día 2 de abril de 1950, fecha marcada como tope para adquirir la condición de hermano fundador, las Hermandad contara un total de 1.089 miembros.

Con tan marcada vinculación a centros escolares y a la infancia, la elección del misterio de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo no podía ser sino la Entrada Triunfal en Jerusalén. El 19 de marzo de 1950, festividad de San José, se bendice la imagen de Cristo Rey realizada por Tomás Chaveli, escultor y miembro de la Comisión Organizadora de la Hermandad. El Domingo de Ramos del siguiente año 1951 (18 de marzo), la Hermandad realiza por vez primera Estación de Penitencia a la entonces S.I. Colegial, procesionando en aquélla ocasión la imagen de Cristo Rey sobre la pollina , y acompañada por la “rastra”, portada sobre un paso cedido por la Hermandad de la Oración en el Huerto.

En los siguientes años la Hermandad se afana en completar paulatinamente el conjunto escultórico de su entonces único paso con las imágenes de San Juan, una mujer con su hijo y dos niños portando palmas y ramas de olivo, así como en la adquisición de unas andas propias. Andando el tiempo, en la década de los noventa se incluyen en el conjunto una imagen del Apóstol Santiago, realizada por N.H.D. Miguel Ángel Segura Rodríguez y una palmera, obra de N.H.D. Miguel Pérez Carrillo, que dota a la escena de mayor realismo.

BendiciónSerá en 1961 cuando la Junta de Gobierno se plantee por vez primera la adquisición de la imagen de la Virgen. Tras visitar los talleres de varios escultores, la Comisión de hermanos encargada de esta tarea encuentra en el taller sevillano del escultor Sebastián Santos Rojas la talla de una Dolorosa que habría de convertirse en Nuestra Señora de la Estrella. Motivos de carácter sentimental originaron la inicial resistencia del artista a desprenderse de la talla, a lo que finalmente accedió tras numerosos ruegos y negociaciones. Finalmente, el 28 de marzo de 1962 la imagen llega a Jerez, realizándose su bendición el 27 de mayo del mismo año por el Rvdmo. Sr. Obispo Vicario Don José María Cirarda Lachiondo. No obstante, Nuestra Señora de la Estrella no procesionaría bajo palio hasta el Domingo de Ramos de 1969.

Desde aquellas fechas, la Hermandad se afanó en realizar nuevas adquisiciones para el recién estrenado paso de palio, fundamentalmente durante las décadas de los años 70 y 80. Y en la década de los 90 los trabajos se encaminan básicamente a la necesaria restauración del patrimonio de la Cofradía, finalizando esta década con la adquisición de algunas nuevas piezas artísticas.

Durante los años de vida de la Cofradía, han sido numerosos los hechos y acontecimientos que merecen una reseña.

En varias ocasiones Nuestra Señora de la Estrella ha sido la imagen elegida por la Federación Lasaliana de Andalucía para realizar la anual Peregrinación Mariana que se celebra en el mes de octubre, congregando a todas las comunidades y asociaciones de La Salle en Andalucía. En una de estas ocasiones, la Federación Lasaliana Española donó a Nuestra Señora de la Estrella el escudo de los antiguos alumnos lasalianos realizado en oro, esmalte y brillantes, escudo que la Virgen luce cada Domingo de Ramos.

Durante todo el año 1999 la Hermandad celebró sus primeros cincuenta años de existencia, llevando a cabo un extenso programa de actos que culminó en el mes de noviembre el día de Cristo Rey, festividad de nuestro Titular. Con tal motivo la Hermandad trasladó el paso de Cristo Rey hasta la Iglesia Parroquial de San Marcos, a la que pertenece nuestra Cofradía, para celebrar en la misma la Función Principal de Instituto y ser punto de partida de la procesión extraordinaria que llevó a Cristo Rey a las calles de Jerez en pleno mes de noviembre. En la misma jornada, la Hermandad de Donantes de Sangre de Jerez impuso a Cristo Rey la insignia de oro de los donantes de sangre como reconocimiento a los más de veinte años de colaboración de la Cofradía en numerosas campañas de donación.

Nuestra Señora de la Estrella luce además la cruz pectoral que donara el Excmo. y Rvdmo. Sr. Don Rafael Bellido Caro, Primer Obispo de Asidonia-Jerez, así como la Medalla de Oro de la ciudad de Jerez de la Frontera en su día concedida por el Excmo. Ayuntamiento al Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, condecoración que los propios Hermanos de La Salle quisieron que la Virgen luciera.

En la festividad del Corpus Christi de 2001, la Hermandad figuró en el cortejo de la procesión celebrada con tal motivo con un paso presidido por la imagen de San Juan Bautista de La Salle, conmemorando así los 350 años del nacimiento del fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Titular de nuestra Cofradía. La ocasión mereció la venida a nuestra Ciudad de Hermanos de La Salle y lasalianos de toda Andalucía para acompañar a la Imagen durante la procesión.

Para conmemorar el cincuentenario de la fundación de la Hermandad, en la Solemnidad de Cristo Rey del año 2002, fueron bendecidos dos retablos de azulejos con las imágenes de nuestros Titulares que están situados en la entrada del Colegio de San José.

Para finalizar con la reseña de algunos de los hechos destacables de la historia de nuestra Corporación, debe hacerse referencia a que todos y cada uno de los Hermanos de La Salle que han ostentado el cargo de Superior General del Instituto desde que la Hermandad se fundara han visitado nuestra Cofradía en alguna ocasión, momento en el que se les ha otorgado a cada uno de ellos la distinción de Consiliario de Honor de la Hermandad.

Además de dichos Hermanos, también merecieron el nombramiento de Consiliario de Honor de la Cofradía los Reverendos Hermanos Tomás Bengoa, Antonio Botella y Manuel Rodríguez, todos ellos por su apoyo a la labor de la Hermandad cuando ocuparon el cargo de Director del Colegio de San José.

Debe hacerse mención finalmente a la figura de Antonio Pérez de Cos, miembro fundador de la Cofradía y primer Hermano Mayor de la misma. Sus muchos años de dedicación a nuestra Hermandad le hicieron acreedor de su nombramiento como Hermano Mayor Perpetuo de la misma.

Heráldica

Escudo Hermandad de la Borriquita, JerezEl escudo de la Hermandad y Cofradía está formado por el anagrama del avemaría en el centro – simbolizando la devoción a la Santísima Virgen María -, sobre el que figura la estrella del escudo del Instituto de Hermanos de las Escuelas Cristianas – simbolizando la fe y la vinculación con el mismo -, rodeado ambos con dos palmas cruzadas – simbolizando el misterio de la Entrada Triunfal de nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén – en forma de óvalo y rematado con corona real – simbolizando la realeza de Cristo -.

Las insignias oficiales de la Hermandad y Cofradía, cuya descripción y uso será objeto del oportuno desarrollo reglamentario, las constituyen:

  • El estandarte, que representa simbólicamente a la corporación.
  • La medalla y el cordón, que ostentan los hermanos.

Hermanos Mayores

Desde su fundación, han ostentado el cargo de Hermano Mayor de esta Hermandad, las siguientes personas:

D. Antonio Pérez de Cos (Q.E.G.E.)
D. Lorenzo Rodriguez Rosado (Q.E.G.E.)
D. Miguel Frías Guerrero (Q.E.G.E.)
D. Antonio Morales Moreno
D. Miguel Pérez Carrillo
D. Miguel Monje Marín
D. Alfonso Pérez Sauci
D. Alberto Aguilar Serena
D. Manuel Serrano Jiménez