TRAEMOS A ESTAS PAGINAS EL EVANGELIO DEL DOMINGO PARA LA LECTURA, ORACIÓN Y REFLEXIÓN DE NUESTROS HERMANOS

EVANGELIO DEL DOMINGO

9 de Febrero de 2014

5º Tiempo Ordinario (A)

Mateo, 5, 13 – 16

Lectura de la  Buena Noticia según San Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.»Palabra del Señor.

DIFUNDE EL EVANGELIO – ¡¡PASALO!!

COMENTARIO


 Jesús da a conocer con dos imágenes audaces y sorprendentes lo que piensa y espera de sus seguidores. No han de vivir pensando siempre en sus propios intereses, su prestigio o su poder. Aunque son un grupo pequeño en medio del vasto Imperio de Roma, han de ser la “sal” que necesita la tierra y la “luz” que le hace falta al mundo.
“Vosotros sois la sal de la tierra”. Las gentes sencillas de Galilea captan espontáneamente el lenguaje de Jesús. Todo el mundo sabe que la sal sirve, sobre todo, para dar sabor a la comida y para preservar los alimentos de la corrupción. Del mismo modo, los discípulos de Jesús han de contribuir a que las gentes saboreen la vida sin caer en la corrupción.

“Vosotros sois la luz del mundo”. Sin la luz del sol, el mundo se queda a oscuras y no podemos orientarnos ni disfrutar de la vida en medio de las tinieblas. Los discípulos de Jesús pueden aportar la luz que necesitamos para orientarnos, ahondar en el sentido último de la existencia y caminar con esperanza.

Las dos metáforas coinciden en algo muy importante. Si permanece aislada en un recipiente, la sal no sirve para nada. Solo cuando entra en contacto con los alimentos y se disuelve con la comida, puede dar sabor a lo que comemos. Lo mismo sucede con la luz. Si permanece encerrada y oculta, no puede alumbrar a nadie. Solo cuando está en medio de las tinieblas puede iluminar y orientar. Una Iglesia aislada del mundo no puede ser ni sal ni luz.

El Papa Francisco ha visto que la Iglesia vive hoy encerrada en sí misma, paralizada por los miedos, y demasiado alejada de los problemas y sufrimientos como para dar sabor a la vida moderna y para ofrecerle la luz genuina del Evangelio. Su reacción ha sido inmediata: “Hemos de salir hacia las periferias”.

El Papa insiste una y otra vez: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrase a las propias seguridades. No quiero una Iglesia preocupada por ser el centro y que termina clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos”.

La llamada de Francisco está dirigida a todos los cristianos: “No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos”. “El Evangelios nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro”. El Papa quiere introducir en la Iglesia lo que él llama “la cultura del encuentro”. Está convencido de que “lo que necesita hoy la iglesia es capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones”.

DISCERNIMIENTO, DIÁLOGO Y ORACION

Para la revisión de vida

ü  Todos estamos llamados a la radicalidad, a la coherencia completa, a la fidelidad total a nuestras propias convicciones. Lo cual, en lenguaje cristiano lo explicitamos como «seguimiento de Jesús».

¿Cómo va mi coherencia personal?¿Sigo a Jesús dignamente?

Para la reunión de grupo

ü  Como seguimiento de Jesús que es, la naturaleza de la vida religiosa no tiene que ver con clausuras, hábitos, apartamiento del mundo… porque no fue así como Jesús vivió. ¿Qué sería lo esencial de la vida religiosa?

ü  La vida religiosa eclesial católica está desapareciendo en el primer mundo. Fuera de allí todavía tiene vocaciones, pero son vocaciones que provienen del mundo rural o del mundo urbano de religiosidad tradicional. La vida religiosa no logra pervivir en la capa social del nuevo mundo cultural urbano,  desarrollado ¿Por qué? Analizar el tema desde la perspectiva más amplia.

Para la oración de los fieles

1.- Por el Papa los obispos, sacerdotes y diáconos, para que a pesar de todas las dificultades se mantengan fieles al Evangelio propagando su luz a toda la humanidad.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2.- Por los gobernantes y los responsables de dirigir el destino de las naciones, para que Cristo sea la luz que oriente sus decisiones, para que estas estén orientadas a favor de los más necesitados y la paz..

ROGUEMOS AL SEÑOR

3.- Por todos los viven alejados de Cristo y su Iglesia, para que por el cumplimiento de la misión que el Señor nos ha encomendado de ser sal y luz del mundo les llegue la luz despertando en ellos la fe dormida.

ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por todos los jóvenes de nuestra hermandad y del mundo, para que sean siempre luz y sal y nunca se desvirtúe su elección por Cristo y su Reino.

ROGUEMOS AL SEÑOR

5.- Por las familias cristianas para que el Amor sea el fundamento de su existir y vivan como células de sal y luz en medio del mundo.

ROGUEMOS AL SEÑOR

6.- Por todos nosotros, presente en esta Eucaristía, y nuestros hermanos que no han venido, para que el Señor nos de las fuerzas necesarias para transformar nuestros ambientes, siendo sal y luz, como el nos pide.

ROGUEMOS AL SEÑOR

7.- Por que el Señor cuide y aumente las vocaciones para formar parte de la comunidad de Hermanos de La Salle.

ROGUEMOS AL SEÑOR

8.-Por todos los hermanos de la Hermandad y familiares que están enfermos para que el Señor les de consuelo, esperanza y pronto tengan la ansiada mejoría y recuperen la preciada salud.

ROGUEMOS AL SEÑOR

9.- Por el eterno descanso del alma de nuestros Hermanos difuntos, así como de nuestros familiares, para que gocen de la presencia de Dios, junto a Cristo Rey y a Nuestra Señora de la Estrella.

ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Oración comunitaria

Dios Padre y Madre universal, que por medio de Jesús -junto con tantos otros Maestros espirituales como has suscitado en la historia-, has manifestado a nuestro mundo el camino de la felicidad, de la bienaventuranza; haz que nuestra vida religiosa sea siempre una ayuda para alcanzar la felicidad que Tú esperas de nosotros, y a la que nos llamas y empujas, para que contribuyamos eficazmente a la paz y la felicidad del mundo. Nosotros te lo pedimos por Jesús, hijo tuyo y hermano nuestro. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *