TRAEMOS A ESTAS PAGINAS EL EVANGELIO DEL DOMINGO PARA LA LECTURA, REFLEXION Y ORACION DE NUESTROS HERMANOS


EVANGELIO DEL DOMINGO
5 Mayo 2013
6º DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCION (C)
Juan, 14, 23-29
+Lectura de la  Buena Noticia según San Juan
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.
La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado.” Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.»
COMENTARIO


Estamos estrenando el mes de mayo de la mano de la Virgen, ella nos conduce hacia la identificación con su Hijo, en él hemos sido hechos hijos de Dios; está es la realidad en la que siempre hemos de profundizar, ella es la que nos da el peno sentido de la vida: Dios es mi Padre y por muchos que sean mis pecados y defectos, siempre me quiere, me bendice y fortalece. Desde esa realidad nuestra existencia diaria se convierte en un constante motivo de alegría y felicidad.
Por eso hemos repetido en el Salmo responsorial: “El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; conozca, la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación” (Sal 62, 2-3), el rostro del Señor que queremos buscar sin cesar se ilumina en la contemplación de la Palabra y la oración y deseamos que sea contemplado por todos, él es el origen de la felicidad humana.
El rostro de Cristo –muerto y resucitado, ha pasado por la muerte para adquirir la nueva vida- contemplado, rostro amado, rostro lleno de gracia y de verdad, que se convierte en Camino, Verdad y Vida del que lo contempla, al que lo contempla, le surge la pregunta: ¿Qué quieres Señor de mí?. Por eso, oye: “El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él”. Es la consecuencia espontánea. Surge el deseo, la necesidad, de llevar a cabo lo que nos dice –sus mandatos- y se pone en marcha una correspondencia mutua: “mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él”, se produce una auto posesión mutua: es el Señor quien vive en mí. Por eso, queremos conocer y adentrarnos en su Palabra –sus mandatos, sus mandamientos- porque nada nos parece pequeño, de menos importancia, todo es importante puesto que quien es fiel en lo pequeño lo es también en lo grande, en lo costoso.
El Señor actúa con una estupenda pedagogía, se manifiesta gradualmente, poco a poco. Se trata de adentrarnos en la intimidad de Dios con un recorrido apasionante cuyo fin vislumbramos, pero que no poseemos en plenitud: “Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho”. El Espíritu Santo actúa en quien le deja actuar, él lo “enseñara todo”. Se trata del amor de Dios que toma posesión del creyente y, desde el amor –no hay otro camino- que infunde en el corazón del hombre le abre a la gran novedad de Dios que sacia sin saciar y se expande a todas la criaturas. El camino del amor se recorre desde la vivencia de la Palabra –los mandamientos- que el Señor nos da, ese es el camino, por eso entendemos que la Iglesia nos pida que vivamos con delicadeza su cumplimiento.
Ahora entendemos mejor las palabras de Jesús que hoy tenemos ocasión de meditar: “La paz os dejo, mi paz os doy”, es “su paz” la que el Señor da, no es la nuestra, esa es la paz que deseamos que todos posean y que ofrecemos, la que él nos da; “no os la doy yo como la da el mundo”, como la damos nosotros, su paz es fruto de su amor, de su cuerpo “entregado”, su sangre “derramada” en la Cruz y presente sobre nuestros altares, es la paz fruto de la entrega. También nosotros hemos de “dar la vida” por todos si es que queremos transfórmanos en portadores de la paz y de alegría que como fruto de la entrega el Espíritu santo deposita en nuestro corazón. Dentro de poco celebraremos Pentecostés, si nos preparamos para ese día, su venida a nuestra alma hará maravillas en nuestra vida, y aunque esto parezca arduo: “Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde”. ¿Si Dios está con nosotros, quien contra nosotros?, nos dejó escrito San Pablo, nada mi nadie podrá alejarnos de la vivencia de nuestra vocación cristiana a la santidad. La acción del Espíritu no nos fallará
En este Mes de mayo de nuevo la Virgen aparece como modelo y acompañante en el logro de lo que se nos propone es una buena ocasión para ahondar la imitación de su itinerario hacia la intimidad con Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *