VARGAS LLOSA: ORGULLO PARA LOS LASALIANOS

El flamante Premio Nobel de Literatura, MARIO VARGAS LLOSA nació el 28 de marzo de 1936 en Arequipa (Perú). Hijo único, sus padres se acababan de separar en el momento de su nacimiento. Su infancia transcurrió al lado de la familia materna. Cuando apenas tenía un año llegó con su madre a Cochabamba, donde su abuelo fue enviado como cónsul. Estudió en el colegio La Salle, dio su primer balbuceo literario con sólo ocho años (“Carta al Niño Dios”) y vivió en esta ciudad hasta 1945, cuando su familia volvió a Perú.

Sobre sus recuerdos de Cochabamba, Vargas Llosa escribió un texto titulado “Extemporáneos: Semilla de los sueños” (publicado en la revista Letras Libres). De ese artículo extraemos algunos fragmentos, donde además de su nostalgia por sus vivencias en este valle, el Premio Nobel de Literatura habla sobre “la forma casi natural en que empezó tanto su afición a la lectura como su necesidad de enriquecer su vida diaria con la creación de ficciones, impulso que ha regido desde entonces todo su itinerario intelectual”. “La casa de la calle Ladislao Cabrera, en Cochabamba, donde viví mis primeros años, tenía tres patios. Era de un solo piso y muy grande, por lo menos en mis recuerdos de esa edad, inocente y feliz. Lo que es para muchos un estereotipo —el paraíso de la infancia— fue para mí una realidad, aunque, sin duda, embellecida desde entonces por la distancia y la nostalgia”. “Nuestro profesor, el Hermano Justiniano, nos hacía cantar las letras, uno por uno, y luego, cogidos de las manos, en rondas, deletrear, identificar las sílabas en cada palabra, reproducirlas y memorizarlas”.

Esta foto que ilustra la noticia, muy bien resguardada por la dirección del Colegio La Salle, se ve al autor de “La ciudad y los perros” posando junto a sus compañeros de curso, allá por el año de 1945. (Señalado con un óvalo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *