‘NUEVO BEATO PARA LA SALLE: HERMANO RAPHAËL RAFIRINGA’

Según comunica el Postulador General del Instituto, HERMANO RODOLFO MEOLI, el 7 de JUNIO de 2009, domingo de la Santísima Trinidad, el HERMANO RAFAEL-LUIS RAFIRINGA, de Madagascar será beatificado. La ceremonia de la beatificación, proclamada por el Papa Benedicto XVI, será presidida por el Arzobispo ANGELO AMATO, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y se celebrará en Antanarivo, capital de Madagascar.

Es significativo que la beatificación tenga lugar en la fiesta de la Santísima Trinidad, debido a su importancia en la vida de San Juan Bautista de La Salle, y a ser el día de la renovación de los votos de los Hermanos de La Salle. Esta beatificación es un gran don para los Lasalianos y de forma especial para el Distrito de Madagascar. El Hermano Raphaël ocupa un lugar especial en la historia de dicha nación por lo que hace que sea un acontecimiento significativo no sólo para La Salle sino también para todo el país.

El Hno. Raphaël fue particularmente eficaz como educador, catequista y líder del pueblo malgache. Nació en Antananarivo (Madagascar) el 1 de mayo de 1856. Supo afrontar con entereza y con éxito la difícil situación por la que atravesaba su país. Desarrolló una incansable actividad misionera en su propio país, especialmente entre las dos guerras, la de 1883 y la de 1895. Sufrió encarcelación por falsos cargos, pero se mantuvo firme en su fe y su vocación.

Cuando en 1883 todos los misioneros fueron expulsados de Madagascar, el Hno. Raphaël, único religioso nativo, permaneció en la isla y fue elegido por la comunidad eclesial como el Presidente de la Unión Católica para todo Madagascar, dirigiendo efectivamente la Iglesia durante el período de gran oposición y asumiendo la responsabilidad de presidir las celebraciones dominicales, sostener las escuelas, animar los encuentros y retiros. Él aceptó, con la condición de crear un consejo que lo ayudase en su tarea y con la promesa de fidelidad por parte de todos. Dirigió las obras de la Unión Católica, figura legal para el funcionamiento de la Iglesia en Madagascar, animando la red de escuelas cristianas y formando maestros y catequistas.

Raphaël Rafiringa fue también lingüista, poeta, escritor, traductor, autor de tratados pedagógicos (como su participación en la elaboración del Diccionario francés-malgache Malzac) y de obras religiosas, como la redacción de la vida de Santos y otras obras de espiritualidad. Por su intensa actividad literaria, en 1902, fue nombrado Miembro de la Academia de Madagascar.
Recibió, del Gobierno de Francia, la Medalla de Oro del Mérito Civil por el éxito de sus esfuerzos para normalizar las relaciones entre Madagascar y Francia.

El Hermano Raphaël fue un hombre de Dios. Fue un convertido al cristianismo de su religión nativa, llegando a ser un Hermano que trabajó ardorosamente enseñando, trabajando con el pobre, escribiendo libros y componiendo poesías y música. El Beato Rafael-Luis Rafiringa es un modelo no solo para Madagascar sino para toda la Iglesia. Falleció en Fianarantsoa, en olor de santidad, el 19 de mayo de 1919. Los Hermanos de la gran isla, el 18 de octubre de 1979, pidieron al Papa Juan-Pablo Il la introducción de la causa de este Siervo de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *